miércoles, 17 de septiembre de 2008

Jimi Hendrix : 27 Nov 1942 - 18 Sept 1970

"Si puedes ordenar tus ideas
entonces ven hacia a mí.
Nos tomaremos de la mano y contemplaremos
la salida del sol desde el fondo del mar.
Pero, primero,
¿tienes experiencia?
¿Has tenido alguna experiencia?
Bueno, yo sí la tengo.
Ya sé, ya sé que probablemente gritarás y llorarás,
que tu pequeño mundo no te dejará ir.
Pero, ¿a quién en tu mezquino pequeño mundo
tratas de demostrar que
estás hecha de oro y no te pueden comprar?
Así que ...
Déjame demostrártelo.
Trompetas y violines oigo en la lejanía.
Creo que nos están llamando.
Quizás ahora no puedas oírlos, pero podrás
si me tomas la mano.
¿tienes experiencia?
¿Has tenido alguna experiencia?
No es precisamente como estar drogado, pero es hermosa."

(Jimi Hendrix - Are You Experienced ?)

Hoy se cumple un aniversario más de la partida del más grande guitarrista eléctrico de todos los tiempos. A fin de hacer algo diferente, anexo a continuación mi traducción del primer capítulo de una biografía Italiana sobre Jimi, escrita por Dario Salvatori y publicada por la Editorial Lato Side en 1980. Dicho capítulo narra los entretelones del funeral de Jimi, un tema muy poco conocido por la mayoría. Espero les guste.


Hacía mucho calor en aquellos días en Seattle, cosa insólita para ese período del año. Pero el Jueves 1° de Octubre de 1970 el sol no se atrevió a salir del todo. Abajo en el bar del Hilton, junto al aeropuerto, los amigos y colaboradores de Jimi Hendrix estaban llegando uno tras otro para el desayuno. Se estaban preparando también en casa de la familia Hendrix , en la zona sur de Seattle. Debían encontrarse todos en la Dunlap Baptist Church, en la Ranier Avenue South, donde se oficiaría el funeral.

Dos semanas después de su muerte ocurrida en Londres, Jimi Hendrix volvía a Seattle, su ciudad natal, para ser sepultado. Habían llegado desde Londres los resultados de la investigación. Hubo un dictamen de ‘insuficiencia de pruebas’ en el sentido más amplio del término, pero aquel día nadie se preocupaba de cómo murió. La realidad del momento –el funeral de Jimi- lo decía ya todo. El funeral debía comenzar en la iglesia a la 1:00pm. La familia Hendrix había pedido una ceremonia sencilla reservada a los amigos y parientes. En el interior de la iglesia sólo se admitió un fotógrafo y un reportero. A ambos lados del recorrido que conducía a la puerta de la iglesia se colocaron cordones para impedir el paso a la prensa y a los curiosos.

La comunidad de ‘freaks’ de Seattle respetó plenamente los deseos de la familia. Se quedaron tranquilos más allá de los cordones observando a la gente que entraba en la iglesia: vinieron en homenaje a Jimi y no causaron ninguno de los desórdenes para los que se había preparado la policía de Seattle. La iglesia era muy sencilla, casi anónima: un edificio pequeño sin vidrios coloreados en las ventanas. En el centro estaban el púlpito, el ataúd y un arreglo floral dominado por una gran y extraordinaria guitarra.

La Dunlap Baptist Church era fecuentada por Janie, la hermana de Jimi, casi veinte años más joven que él. La familia predispuso un funeral muy tradicional. Estaban el Reverendo Harold Blackburn, la Señora Maye Gautier -una íntima amiga de la familia que leyó el elogio fúnebre- y Petronella Wright, otra amiga de la familia que cantó tres estupendos ‘spirituals’ acompañada por un piano Gospel. En el elogio la Señora Gautier leyó dos composiciones de Jimi: Electric Church y Angel. La segunda fue la última canción que Jimi escribió y grabó en los ‘Electric Lady’, su estudio de grabaciones en New York, antes de partir hacia Europa para tocar en el Festival de Wight. Una canción en cierto modo siniestra, acentuada por el contexto en que fue leída.

Al final la gente desfiló ante el ataúd abierto para desembocar fuera de la iglesia. El ataúd fue cargado por Dave Anderson, James Thomas, Steve Phillips, Herbert Price, Eddy Howard y Danny Howell. A excepción de Price, chofer y valet privado del guitarrista, todos los demás eran amigos de la infancia.

De la iglesia partió un cortejo de un centenar de autos que después de 20 minutos llegó al cementerio de Greenwood, cerca de Renton. Allí, después de unas pocas palabras pronunciadas por el Reverendo Blackburn y un coro de When The Saints Go marchin’In, Jimi Hendrix, 27 años, fue restituído a la tierra.

En Seattle la semana que precedió al funeral fue febril. La ceremonia había sido pospuesta varias veces porque en Londres la autopsia había sido repetidamente pospuesta. Los preparativos para el funeral -a cargo principalmente del Michael Jeffrey, el manager de Jimi, a través de su padre James Allen Hendrix- habían casi rozado el caos, una serie infinita de encuentros y de llamadas telefónicas con las autoridades de Seattle.

Al inicio se había hablado de un espectacular servicio fúnebre a ritmo de Rock And Roll, con Jam Session incluída. Mas esta eventualidad fue rápidamente descartada, en parte por falta de tiempo, y en parte porque las autoridades no apreciaron la idea.

“Si no se puede hacer bien, entonces no lo haremos”, dijo el padre de Jimi, y el proyecto fue descartado.

“Nunca hubo ninguna reacción especial cuando Jimi tocaba en Seattle” dijo el promotor Tom Hulett. “La prensa nunca celebró el hecho como un regreso a la ciudad natal, Jimi no dio aquí conciertos diferentes de los otros, ni sus admiradores lo consideraban un ciudadano de Seattle. Sin embargo cuando la prensa advirtió la posibilidad de un gran concierto conmemorativo, creo que todos temieron otro Woodstock. Esa fue ciertamente una de las razones para que el concierto fuera descartado”.

Hulett organizó cuatro conciertos de Jimi en Seattle y otros más en la Costa Oeste. Siendo uno de los más queridos amigos de Hendrix en la ciudad, él no habría dudado en organizar el concierto conmemorativo si hubiese habido una posibilidad concreta. En efecto fue él quien organizó la reunión con Jam Session que se hizo para la familia y amigos después del funeral.

Mientras tanto Jeffrey, el mánager, había recibido muchas críticas tras la muerte de Jimi y, aunque esforzándose en no tratar mal a nadie, se vió obligado a defenderse de las acusaciones que le caían encima, sobre todo las de Buddy Miles y Eric Burdon.

Buddy Miles, el enérgico y válido baterista de color, pensaba que Jeffrey lo estafaba a él y a Jimi cuando formaban parte de la Band Of Gypsys. Jeffrey presentó pruebas escritas que desmentían las acusaciones de Buddy y su disputa se redujo a un conflicto de personalidades. La acritud entre ambos no había para nada desaparecido aquel Jueves, dia del funeral, pero venciendo el rencor el baterista dijo que sólo quería olvidar tan desagradable incidente.

Con Burdon la historia fue diferente. Personaje legendario del Rhythm & Blues Británico, líder de The Animals de los cuales era su cantante solista, Burdon fomentó un pequeño escándalo. El cantante apareció en la BBC poco después de la muerte de Jimi e hizo afirmaciones de una dureza extrema, acusando directamente a Jeffrey. Jimi, según Burdon, había “salido de la escena cuando ya no podía soportar más” y “había recurrido a las drogas para apartarse de este mundo”. Dijo también que poseía una poesía escrita por Jimi antes de morir y que durante la investigación no fue presentada (arriesgándose con ello a ser acusado por ocultamiento de pruebas) y Jimi le había dejado el encargo de continuar el trabajo en el medio audiovisual. Su intención era realizar una película llamada ‘The Truth About Jimi Hendrix’ utilizando la poesía en el momento culminante de la película.

De todas maneras Burdon no se apareció en el funeral. El fin de semana siguiente estaba en San Francisco actuando con su nuevo grupo, War. Dijo no haber ido al funeral porque Jimi le había confiado que odiaba Seattle, y que según él no era justo sepultarlo allí. Agregó que si había definido la poesía de Jimi como “un intento de suicidio” lo hizo sólo en sentido figurado.

Desde Inglaterra llegaron Noel Redding y Mitch Mitchell, los otros dos tercios de la Experience, junto a dos roadies, Jerry Stickels y el siempre alegre Eric Barrett. “Pienso que la gente está buscando de crear un personaje al estilo de Judy Garland” dijo Redding un poco molesto por el alboroto que había notado en la ciudad. “La cosa está degenerando en una situación muy teatral. Sólo espero que finalmente Jimi descanse en paz”.

También llegaron Johnny Winter y su mánager Steve Paul. El club de Paul en New York, llamado ‘Scene’, era uno de los sitios favoritos de Hendrix, donde había pasado muchas horas haciendo Jam sessions con cualquiera que subiera con él al escenario. Sin hacerse notar llegó también John Hammond Jr. Junto a Al Aronowitz, crítico musical del Washington Post y uno de los más fervientes defensores del guitarrista.

“Entre todos esos discos mierdosos de Rock los únicos que siempre escuchaba eran los de Jimi Hendrix”, dijo Miles Davis, el más notable trompetista del Jazz que había llegado para presenciar el funeral. También llegó Abe Jacob, que trabajó como técnico de sonido en un par de giras con Jimi. “No era la persona más fácil con la que trabajar”, dijo Jacob, “su música era muy ruidosa pero era muy exigente con la calidad sonora”. Luego fue el turno de Chuck Wein, que filmó a la Experience en Hawaii para la película Rainbow Bridge. “Era extraordinariamente sensible”, dijo Wein, “le bastaba hablar con alguien durante un minuto para conocer inmediatamente qué pensaba. Vivía la vida y sabía vivirla”. Finalmente llegó Eddie Kramer, el eficiente jefe de ingenieros de los Electric Lady Studios, la persona que trabajó por más tiempo con Jimi en el estudio de grabaciones (y Jimi solía pasarse horas y horas). Kramer habló de los numerosos discos que sin duda serían publicados. “Nuestro ambiente está lleno de gente sin escrúpulos”, dijo, “que ahora pondrá en el mercado montones de cintas de Jimi. Debemos hacer todo lo posible para detenerlos. El hecho es que esta gente lanzará ese material diciendo que cualquier pieza tocada por Jimi Hendrix es buena música”.

La Jam Session que siguió al funeral fue definida por muchos presentes como una fiesta, ciertamente más cercana al espíritu del guitarrista que las ceremonias precedentes. El tributo musical se llevó a cabo en el edificio del ‘Food Circus’ del Seattle Center. Hulett organizó el concierto, había un buffet y la atmósfera era mucho más relajada. El Buddy Miles Express tocó un set completo; luego comenzó una jam a rueda libre abierta por Miles, Redding, Winter y Hammond. Poco después Mitchell se sentó tras la batería, los dos guitarristas bajaron y así fue durante todo el resto de la tarde, con los músicos que se alternaban y se intercambiaban los instrumentos. El primo más joven de Jimi, Eddie Hall, demostró ser un guitarrista Blues veloz y versátil. La música continuó toda la noche …”

6 comentarios:

  1. Gracias Aldoux, una forma original de recordar a Hendrix.
    Rainy day, dream away...
    Saludos de milestone.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a tí Milestone, es grato leerte de nuevo por aquí. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por este excelente articulo sobre el mas grande, Aldoux.

    Mis sinceras felicitaciones ... me gustaria tener tu capacidad de escrita, de verdad (mismo en portugués no lo haria tan bien como lo has hecho).

    Zaludazooooooooooos y buen finde a todos

    ResponderEliminar
  4. Buen articulo Aldoux, habia leido algo del funeral pero nunca con tanto detalle.

    Por cierto, ¿entretelones? es spain se dice entretelas.

    Que viva Jimi Hendrix

    ResponderEliminar
  5. Fenomenal despliegue linguístico en memoria de una gran influencia para los musicadictos con buen gusto. Salud Aldie.

    ResponderEliminar
  6. NO SABRIA QUE DECIRTE....

    Solo se me ocurre que leer eso me ha producido sensaciones a como si lo estuviese viendo.

    Con tu permiso lo copio y me lo guardo. Me ha parecido sensacional.

    Un abrazo y sigue asi, el yerma-espanta este de aqui al lao.

    ResponderEliminar